¿Hasta dónde se pueden subir los salarios? I

¿Hasta dónde se pueden subir los salarios? I

Supongamos una empresa. Se trata de una empresa normal, productiva[1], que al menos cumple su ciclo económico de forma natural (invierte una suma, produce, crea valor, vende, y su monto monetario final supera al inicial). Veamos esto.

Supongamos que en un ciclo económico determinado, rota todo su capital. La inversión inicial es de 100 unidades monetarias (um) en capital fijo (maquinarias, tecnología, etc.) y 100 um de capital empleado en contratar trabajadores.  Una vez concluido el ciclo complete, se valoriza a razón de 1,5. Así, el valor inicial de la inversión de 200 um, se convierte en 300 um al finalizar el ciclo.

Los ingresos ganados son de 300 um. De ellos, 100 son para pagar salarios, 100 para reponer maquinaria, etc, y 100 de ganancia para el dueño. Supongamos que esta ganancia alcanza para que el dueño y su familia puedan vestirse, comer, y demás necesidades dada su clase social, lo que incluye ahorrar en una cuenta bancaria. Del mismo modo ocurre con los salarios (aunque no sepamos cuántos trabajadores tiene) pues estos alcanzan para vivir.

Los ciclos se repiten sin cambio alguno hasta que, por alguna razón, ya sea de ideología política o exceso de entusiasmo, el dueño se entera, a mitad de un ciclo, que  tiene que aumentar el monto de dinero que destina a salarios (sin subir los precios de sus ventas). ¿Hasta donde el dueño puede subir los salarios? A sacar cuentas.

Lo primero es que, de manera esencial, está enfrentando una contradicción: la del salario y la ganancia (su salario como dueño). El monto total de dinero a repartir es el mismo (el que quedará al finalizar el ciclo, o sea 300), de ahí la relación de exclusión: si aumenta uno (salario), disminuye el otro (ganancia).

Del monto final de 300, 100 ya son para salario. De los 200 que quedan, se puede repartir.

100 tienen que destinarse de manera fija para maquinaria y demás, de lo contrario, no se podría reiniciar el ciclo productivo. Ese dinero no se toca.

Van quedando 100 disponibles. Con ellos vive el dueño y su familia, y ahorra un poco. No puede dejar de mantenerse a sí mismo y a los suyos. Podríamos pensar que el nivel de vida de estos se puede reducir un poco, pero esa reducción tiene un límite ligado las expectativas y condiciones de vida a las que aspiren y estén adaptados el dueño y su familia. Es algo que va asociado a cuestiones culturales. Para este caso, resulta que el dueño no está dispuesto a hacer ningún recorte en su vida, aunque se sabe que otros dueños sí estarían dispuestos a hacer algún recorte en sus gastos.

Solo van quedando los ahorros bancarios. Resulta que el dueño de la empresa guarda en el banco, al finalizar cada ciclo productivo, 30 um. Esta podría ser la única cifra que, tal vez, el dueño negociaría. Al final, decide hacer el aumento, y este es el monto que destina a aumentar salarios. Es el único del que puede disponer para eso.

Al finalizar el ciclo: 100 son para reponer maquinaria, 130 se destinan a  salarios, y quedan 70 de ganancia. Respecto al ciclo anterior, la ganancia se redujo en 30, y el salario aumentó en 30.

Conclusiones:

  1. Respecto al rendimiento de una empresa en determinado período de tiempo, la relación de salario y ganancia es inversa.
  2. Los salarios en una empresa productiva pueden subir hasta un nivel en el que no afecten la renovación de medios de producción (maquinaria, tecnología, etc.) o todos los activos fijos, además de la parte de la ganancia que representa los niveles de reproducción del dueño y su familia (en determinado marco cultural y de expectativas). Transgredir este último factor implicaría un conflicto.
  3. Cuando una empresa es productiva, si hay salarios que no permiten garantizar cabalmente las condiciones de vida de sus trabajadores, es porque esos salarios son el resultado de relaciones de poder, que expresan intereses específicos, no condiciones económicas propiamente.
  4. Si una empresa, una vez concluido el ciclo, tiene para reponer capital fijo y ganancia, pero los salarios no alcanzan para cubrir las necesidades de los trabajadores, entonces esa empresa no es productiva. Su “ganancia” es en detrimento de los trabajadores. Su ganancia es resultado de dejarle de pagar a los trabajadores. Su “productividad” es solo una relación de clases sociales.
  5. Siempre que el salario no sea determinante en el rendimiento del trabajador, los que se apropian de la ganancia de la empresa tienen más interés inmediato en que el salario no aumente, por su relación inversa con la propia ganancia.
  6. Quien más se afectaría directamente, si de obtención de ingresos se trata, con el aumento del salario es aquella persona que se apropia de la ganancia.

[1] Entiéndase productiva como una empresa que, al finalizar un ciclo productivo completo, repone la inversión en medios de producción, paga salarios que permiten satisfacer las necesidades de los trabajadores, y genera ganancia.

Entiéndase ciclo productivo como proceso en el que se genera nuevo valor.

Deja un comentario

Mi último cuaderno

Estoy intentando acompañar los textos solo con fotos mías. Poco a poco

Si deseas recibir mis textos en tu correo, puedes suscribirte aquí

Únete a otros 3.838 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 18.743 visitas

Support This Site

If you like what I do please support me on Ko-fi

Mi podcast